Cerámicas 2016 Montes de Toledo

Procesos creativos en medios cerámicos. Tanteos y aproximaciones. Pintando objetos funcionales con acrílicos. Indagando por los caminos cerámicos.

Cerámicas 2016 Montes de Toledo

 

Tanteos y aproximaciones

La cerámica nunca me había llamado especialmente la atención. A finales del 2015 mudé mi estudio a un pueblo de la comarca de la Jara, cerca del Parque Nacional de Cabañeros http://www.visitacabaneros.es/.

Un día conocí a un alfarero del pueblo, que se llamaba a sí mismo el cacharrero. Le quedaba poco para jubilarse y cada vez hacía menos cacharros, aunque mantenía su horno activo. El taller de alfarería lo había heredado de su padre. Vidas duras y alfares en vías de desaparición. Le compré un par de piezas de barro rojo. Al cabo de unos días comencé a pintarlas. Tras un par de capas de gesso y un posterior lijado procedí a pintarlas con acrílicos. El resultado, aunque interesante estéticamente, no me agradó en absoluto. El acrílico formaba piel con el barro y además tenía que lijarlo y barnizarlo. La verdad es que no sé lo que quería. Supongo que acercarme al brillo y a la sensación fría de la cerámica vidriada.

Le pregunté al alfarero. Me dio la impresión de que o dominaba las recetas secretas de estos o nunca alcanzaría siquiera unos resultados mediocres. Nuevos términos empezaban a emerger; bizcocho, cocción, engobes.

Los nuevos caminos cerámicos

Los paisajes de la Comarca de la Jara ver más y los Montes de Toledo ver más son especiales. Tierras rojas y de ocres claros se encuentran cultivadas predominantemente por olivares. Los pueblos carecen de los atributos nobiliarios que se encuentran por doquier en otras tierras. Las casas son sencillas y los pueblos, en general, carecen de encanto. Los edificios unifamiliares destrozan cualquier intención estética. Ni siquiera eso, cualquier atisbo de un urbanismo mínimamente responsable.

Los olivares, sin embargo transmiten belleza y funcionalidad. Las tierras rojas siempre me han llamado poderosamente la atención. Una visita al museo de Ruiz de Luna  ver más en Talavera de la Reina, unificó algo que se estaba formateando en mi interior. Por un lado, los olivares, las tierras rojas y los altos cielos. Por otro los volúmenes de aquellas piezas de barro y cerámica expuestas en el museo.

Decidí entonces que sería buena idea empezar a decorar con líneas de color las piezas que le compré al alfarero.

 

Pin It on Pinterest